Temporada de Aviento

Querida familia de San Juan San Juan,

La temporada de Adviento es todo acerca de la anticipación. Como niños, anticipamos los regalos que abrimos en Navidad. Como adultos, sabemos que hay regalos que no caben en ningún paquete debajo de un árbol. Regalos que cuestan mucho más de lo que el dinero podría comprar. El Adviento es un momento para comprender la realidad de que Dios decidió venir a nosotros, no para mostrar un poder abrumador, sino para guiarnos a la verdad de que somos amados más allá de toda medida.

Le invito a acompañarme en una meditación diaria de Adviento:

  1. Observa y espera: tóme un tiempo para darse cuenta de su humanidad: sienta dolores de hambre, dolores musculares, impaciencia, frustración, alegría, esperanza, soledad, compañía y toda la realidad de nuestras vidas. Deje que todos tus sentimientos y experiencias se conviertan en un momento de observar y esperar la presencia de Dios.
  2. Purifique y prepárese: tómese un tiempo para reflexionar sobre cómo llevar a todos ustedes al banquete para recibir con las manos abiertas el generoso regalo de amor, perdón y gracia. ¿Hay áreas en usted que esconda de Dios? ¿Cree que Dios no le amaría si fuera honesto? Recuerde que el amor de Dios lo cubre todo.
  1.  Exultar – sienta la magnificencia abrumadora del amor y la gracia de Dios que cubre a toda nuestra humanidad. ¿Qué hace usted cuando se sientes abrumadoramente feliz? ¡Haz eso!
  2. Desbordamiento: comparte tu alegría con los demás y difunde la noticia de que todos somos elegidos por Dios exactamente como lo somos.

Que el amor de Dios fluya en usted y le abrume en esta temporada de Adviento,

Pr. Ellen